Teorías del color

[Fragmento de novela inédita]


En el caribe las costas se viven de manera distinta. Son mares distintos, paraderos únicos con sus olores, matices y texturas, todas como si llevasen nombres diferentes por el modo que reflejan la luz, los colores no son los colores de estas costas del norte. Allá el mar pareciera un grabado, por sus luces y sombras, las texturas saltan a la vista, las profundidades de las líneas, los espacios de luz y sus silencios. Ya me sospechaba de niño que la nostalgia no es un océano homogéneo, es más bien un concepto complejo y escandaloso. Ruidoso. Cuando una idea trastoca el silencio y aturde las líneas del rostro sacude lo más humano. Cuando hablábamos en esas noches inútiles me venía a la mente eso porque inútil era el frío y el invierno pero más aún aquella teoría de arte que repetías cuando tomabas café. En mi país no hay invierno. Pero acá ya me habrán acomodado en otro reloj, y acá la nostalgia comenzaba a tomar su espacio, como el sargazo en la arena más próxima a la orilla, al linde donde la espuma se regodea, ah, pero eso depende del mar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s