Contornos

[fragmento de novela]

El contorno de la mesa profería los límites de la conversación. Estaba equivocada. Ella insistía que él amaba una cosa fuera de sí, inaprensible. Sin embargo, él creía todo lo que amaba en ella y sonreía solo. Era de una sencillez tan pristina que explicarlo era una tontería. Nada importante. Sucede que los platos, los tenedores, las servilletas, los vasos y el mantel eran el lienzo de una cena que nunca ocurriría.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s